Claves para retener trabajadores jóvenes

Claves Para Retener Trabajadores Jóvenes

Ahora mismo contratar es complicado. Los trabajadores jóvenes esperan salarios iniciales más altos y, aún con este, existe mayor riesgo de abandono por un trabajo con mejor sueldo sin importar que ya hayan sido capacitados. Por ello, Donald Tomaskovic-Devey y Reyna Orellana (vea el informe completo aquí) entrevistaron a profesionales de desarrollo laboral para conocer aquello que funciona y falla en el proceso de contratación de empleados jóvenes. Se pueden considerar 8 lecciones importantes para que los empleadores contraten exitosamente: 

1. Crear empleos profesionales

Estamos en una era con mayores expectativas de los trabajos. Un buen trabajo no es solamente uno que paga ligeramente por encima del salario mínimo, sino aquellos que prometen un futuro y hacen que los jóvenes se sientan valorados. Los trabajos profesionales pagan salarios dignos, tienen horarios predecibles, progresión visible de habilidades, y, lo más importante, fomentan relaciones respetuosas con los supervisores y los compañeros de trabajo. 

2. Comunicar las oportunidades de progreso profesional

Es posible que los jóvenes hayan tenido muchos trabajos “sin salida a corto plazo” antes de ser contratados. Por eso, es importante entender que el “periodo de capacitación” puede ser percibido por ellos como situaciones similares a sus trabajos anteriores. Es importante dejar en claro desde el principio que este periodo es el inicio de una relación a largo plazo; ya que lo que parece obvio para el empleador, puede ser un misterio para un empleado joven. Al mencionar esto, se puede evitar que los trabajadores jóvenes renuncien prematuramente por un trabajo en el que se vean creciendo.

3. Establezca relaciones positivas antes de contratar

Los empleados jóvenes a menudo necesitan imaginarse a sí mismos en su lugar de trabajo, haciendo su funciones y colaborando con otros empleados. Por ello es conveniente establecer relaciones positivas durante el proceso de selección: las entrevistas simuladas pueden comunicar lo que el empleador valora; los recorridos ayudan a los candidatos a verse a sí mismos en un puesto; y los sitios web también ayudan a que los candidatos se sientan bienvenidos. 

4. Garantizar una recepción positiva el primer día

Los empleados jóvenes suelen sentirse incómodos al entrar a un nuevo trabajo. Uno de los mayores errores de los empleadores es suponer que ellos ya se encuentran listos para trabajar y que captarán las cosas por cuenta propia. Sin embargo, esto puede interpretarse como una señal de que no son importantes y hará que algunos de ellos se vayan. La primera impresión es crucial para la retención. Es necesario considerar actividades como las presentaciones a los compañeros de trabajo, los supervisores, el personal de apoyo y los jefes inmediatos.

5. Asignar un mentor a los nuevos empleados

Los empleados deben aprender tanto las habilidades laborales como la cultura informal. Si se deja al azar, algunos empleados pueden tener suerte y ser adoptados por un colega mayor; pero es probable que otros pasen dificultades porque no han sido asesorados adecuadamente aunque necesiten ayuda para entender ciertas cosas. Un programa de mentores facilita el intercambio de información y la integración a la vida social del trabajo.

6. Comunicar y explicar las expectativas con claridad

Todos los trabajos tienen reglas formales e informales en torno a los comportamientos esperados. Es importante para el empleador comunicar no solamente las reglas, sino también por qué es que estas hacen sentido.

7. Crear una cultura en la que los trabajadores jóvenes puedan hacer preguntas

Los empleados jóvenes suelen dudar en hablar y pedir ayuda o explicaciones por miedo al fracaso. Si el nuevo colaborador siente que hacer preguntas es normal y será tratado con respeto cuando lo haga, le será más fácil adaptarse a su nuevo rol. En un ambiente de falta de respeto e impaciencia, la tendencia es ocultar la necesidad de ayuda. Por eso, debe permitirle a sus trabajadores jóvenes que hagan preguntas y dejar en claro que esto no implica menor productividad.

8. Comprenda las vidas no laborales

Los supervisores exitosos entienden que deben conocer la realidad no laboral de sus trabajadores jóvenes. Reconozca que la vida de ellos puede ser muy diferente a la suya. Tomarse el tiempo para entenderlos puede evitar confundir vidas complejas con malos hábitos de trabajo.

Es importante pensar en las primeras semanas de un nuevo empleado como un período de prueba tanto para ellos como para el empleador. Ambos están ansiosos por desarrollar una relación productiva a largo plazo. Si bien los empleadores sienten curiosidad por saber si el trabajador se adaptará al ritmo y las expectativas, los nuevos empleados están evaluando si este trabajo será un lugar respetuoso y alentador para construir una carrera. Por ello, es importante comunicar que valora las relaciones a largo plazo y que tiene un buen clima laboral para evitar una alta rotación prematura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ES